¿Una residencia oficial?

A diferencia del México prehispánico y de los tres siglos del virreinato, durante el siglo XIX no se acostumbraba que el presidente ocupara una residencia oficial durante los años de su gobierno.Palacio Nacional siempre fue considerado exclusivamente el lugar donde el presidente debía ejercer su autoridad y tomar sus decisiones. La tradición del poder estaba plasmada en sus muros; habitaba sus pas

Letras extranjeras sobre México

Durante cinco siglos México ha sido un imán para los extranjeros, y como tal ha tenido siempre un lado que atrae y otro que repele. Nuestro nacionalismo puede tener también dos caras: la que ensalza nuestras virtudes y la que nos cega, pues hace que no veamos, o que no queramos ver, esa otra realidad propia que menoscaba nuestra integridad al apasionarnos por nosotros mismos. Todo nacionalism

Letras y diplomacia

Una de las constantes históricas de la diplomacia mexicana ha sido la presencia de distinguidos escritores en su cuerpo profesional. Las razones de su participación, más o menos constante, en el quehacer diplomático es consecuencia del atractivo de una carrera que transcurre en el extranjero, que se centra en los grandes temas de interés para el país y para el mundo y que permite, a quien la ejerc

Educación socialista

Con la familia revolucionaria en el poder desde 1929, el sentido común desapareció de la vida política nacional. La guerra cristera y sus setenta mil muertos no había dejado ninguna enseñanza entre la clase política del PNR y en poco tiempo, con ""bombos y platillos"" anunciaron a la república otra gran reforma para la nación, que sin llegar a los excesos de la cristiada, desató nuevamente las pas

Entre fieras

Era una fiera atrabancada; cargaba en su haber con más de un ""muertito"" y si no podía tomar por la buena, arrebataba. Así era Maximino Ávila Camacho. Al finalizar los años 30 gobernaba como rey el estado de Puebla. Nadie hacía brotar de su corazón un destello de cariño, salvo su adorada mascota, a quien cuidaba con la devoción de un padre.Era un inmenso león africano y se llamaba Chacho. Maximin

Iglesia Cismática

En septiembre de 1928, Luz Arceo Hidalgo vio nacer a su hija, a quien debía bautizar con el nombre de Alicia. Un pequeño inconveniente le impedía hacerlo. El presidente Plutarco Elías Calles había tenido la brillante ocurrencia de ""extirpar la fe de México"" y desde 1926 el gobierno mexicano -siempre con decisiones tan sabias y acertadas- se encontraba librando una guerra feroz contra los católic

Gobierno analfabeto

 El gobierno se había empeñado en acabar con todo vestigio de educación religiosa. Si los alumnos no aprendían a leer o escribir no era tan malo. Grave hubiera sido que los niños no recibieran una enseñanza laica, científica, acorde con la verdad histórica del naciente partido oficial.Iniciaba la década de los años treinta y decenas de inspectores de la Secretaría de Educación Pública fueron

Pérfida trabajadora

Las fuentes de trabajo escaseaban al iniciarse la década de 1930. Ni siquiera los viejos y ""abnegados"" revolucionarios, que años antes se habían ""sacrificado"" por la patria, podían gozar de alguna plaza dentro de la administración pública. Desde 1929, la propia familia revolucionaria había tomado como botín el poder político, y los que no alcanzaron su tajada, se quejaban amargamente.En una ""

La moral es un árbol: Gonzalo N. Santos

Originario de Tampamolon Corona, San Luis Potosí, Gonzalo N. Santos (1896-1979) -célebre cacique de la huasteca potosina- fue miembro fundador del partido oficial. Como muchos otros hombres que en 1929 asistieron a Querétaro a la fundación del Partido Nacional Revolucionario, Santos reunía las ""cualidades"" necesarias que exigía el nuevo partido: origen revolucionario, jacobinismo manifiesto per

Dolor perpetuo

En 1920 la propia revolución sepultó los últimos vestigios de la democracia maderista. En el horizonte asomaba una nueva rebelión en contra del presidente Carranza y casi todos los viejos compañeros de Madero se encontraba en el exilio. Iniciaba la década del caudillismo y la desesperanza parecía invadir nuevamente el ánimo público. Así lo expresó Federico González Garza -fiel amigo y colaborador

Fantasma confundido

""Sentí un deber con mi país, con su país, con la humanidad y con Dios de darle este mensaje del presidente Carranza"", le escribió la señora Nora André al general Álvaro Obregón el 29 de mayo de 1920. ""¿Una comunicación de don Venustiano?"", debió preguntarse extrañado el caudillo, mientras un escalofrío tomaba por asalto su cuerpo.No era para menos. El único mensaje que podía recibir del Primer

Ánimas farsantes

El asalto a la plaza no estaba dirigido por fuerza revolucionaria alguna; tampoco era iniciativa de un grupo guerrillero. El embate provenía del ""más allá"": legiones enteras de almas irrumpieron en el cielo sonorense en marzo de 1922 para inquietar a toda la población.Con humor, Plutarco Elías Calles, secretario de Gobernación, compartía cierta preocupación con su amigo el gobernador Adolfo de l

La vida cotidiana en vísperas de las elecciones de 1940

Para julio de 1940, los ánimos políticos del país se encontraban muy caldeados. Y no era para menos, desde dos años antes los mexicanos habían ido asimilando en su lenguaje cotidiano el término de ""futurismo"". Así pues, cuando los ciudadanos de un México nacionalista y ranchero arribaron al séptimo día del séptimo mes de 1940 se toparon con la oportunidad de escoger, a quien los gobernaría por l

El Café de Nadie

Un día lluvioso el poeta veracruzano Manuel Maples Arce caminaba por la avenida Jalisco, hoy Álvaro Obregón. Ante la intensidad del chubasco, prefirió pasar el tiempo bajo techo y se metió a un café en el número 100: ""En el establecimiento -cuenta Marco Antonio Campos- no había nadie. Pasó a otra pieza, donde sólo halló una cafetera que hervía. Se sirvió, regresó a su mesa y se tomó el café. Como

Peregrina de ojos claros y divinos

¿Qué siente una mujer cuando mueve la inspiración de artistas u hombres poderosos y en su honor se componen canciones que trascienden en el tiempo como ejemplo de una nostalgia bellamente encapsulada?Comenzaba la década de 1920 y en México se sentía lo que la periodista Anita Brenner tradujo como ""una sensación de movimiento? de fuerza liberada: mucho trabajo que hacer, ¡todo en sus comienzos!"".

Mi abuela y los cristeros

Mi abuela Triny nació el 5 de febrero de 1920, y cuando ella tenía apenas seis años le tocó vivir una de las más crudas batallas entre los cristeros y los federales.Triny fue la octava de 14 hijos, por lo que en ese tiempo tenía siete hermanos y hermanas mayores, las cuales encerraban en un sótano junto con mi bisabuelo cuando llegaban los federales o los cristeros, por miedo a las violaciones o a