Tin Tan: Con la música por dentro

Cine - Personajes

“Yo soy un chavalo que tengo 28 años. En el barrio me dicen las muchachas: el griego, por el perfil. Uso muy buena garra. Los muchachos a mí me dicen Tin Tan, porque en mí todo es música… nomás no se mande, ‘puro música’ no; músico y poeta que es distinto”. (escena de la película Músico, poeta y loco, 1948).

 Sombrero de ala ancha adornada con pluma de pavorreal, saco largo con hombreras, pantalón guango de arriba y entubado abajo, tirante grueso, reloj colgando, zapato bicolor, bigotito recortado, peinado de lado. Se llamaba Germán Genaro Cipriano Valdés Gómez, Tin Tan a secas, para los cuadernos. Era el rey del barrio y del spanglish.

 El trompudo de plática destorlongada podía con todas: actuaba, cantaba, bailaba y en el aire las componía. “Yo le puedo hacer un poema inmediatamente. Fijón: Plácidas marchan las rosas /sobre los temas del alhelí/en la pechuga me siento un ruido/ y el ociquieres lo siento así (trompas pa’ afuera)/ por eso siempre que tú me miras / y yo te  miro, me quedo así (ojito pispireto)”.

Nació el 19 de septiembre de 1915. Pasó su juventud en la frontera (Ciudad Juárez). A los 19 años, empezó a trabajar en la radiodifusora local, la XEJ. Su nombre artístico era “El pachuco Topillo Tapas” -en la mera época del Pachuquismo en los Ángeles-.

Tras diez años de éxito radiofónico,  fue descubierto por los empresarios Paco Miller y Jorge Moulmer, quienes le recomendaron cambiar su nombre -se inspiraron en un olvidado cómico de origen peruano que hacía un número musical con botellas que sonaban “Tin Tan”- y le presentaron a su inseparable carnal Marcelo.

Después de una exitosa gira por toda la república, llegó Tin Tan al escenario del  Teatro Esperanza Iris en 1943, al poco tiempo se incorporó al elenco de Cantinflas, con un sueldazo de 40 morlacos diharina –o sea diarios-. de ahí pal’ real,  anduvo Tin Tan del tingo al tango, del radio a la revista, del teatro al cine. Su primera intervención en la pantallota fue ese mismo año en una breve escena de la película Hotel de verano de René Cardona.

Filmó un total de 105 películas, además de realizar importantes trabajos de doblaje para los Estudios Disney; grabó 11 discos y recibió la Medalla Virginia Fábregas por 25 años de trayectoria que otorga la Asociación Nacional de Actores. Tiene el récord haber besado a más mujeres en toda la historia del cine nacional –pura jainita curvilínea y despampanante- lo que viene a demostrar que verbo mata carita. Falleció el 29 de junio de 1973.