Te conocí en un bazar…

La época de las crisis - Vida Cotidiana

Quienes nacimos en la década de los sesenta, crecimos desayunando todos los días con las palabras deuda externa y crisis en la mesa. Las charlas cotidianas se sazonaban con la angustia paterna de llegar rayando a la quincena y los artilugios maternos para que no faltaran en la mesa el pan y los frijoles: todavía existían las familias extensas (como la mía, que consta de ocho hijos), pues la campaña gubernamental bajo el eslogan de ""La familia pequeña vive mejor"" se lanzó apenas en los años setenta y su impacto es posterior. La campaña fue sustituida en la década siguiente con ""Pocos hijos para darles mucho"". Me gusta más la primera.

Crecimos también con una moneda permanente devaluada que llegó a valer 330 de los antiguos pesos. En los ochenta se eliminaron las viejas monedas de quinto, diez, veinte centavos y los tostones de 50; en 1988 había monedas de 500, mil y 5 mil pesos, y los billetes eran de 10 mil, 20 mil y 50 mil pesos. Un ejemplo del tamaño de la crisis: la tortilla pasó de 45 a 600 pesos el kilo, momento aprovechado por el PRI para repartir los ""tortibonos"" o vales para comprar más barato el kilo.

En este ambiente de crisis económica, surgieron los tianguis de fayuca como una opción para adquirir productos extranjeros, predominantemente estadounidenses y a un menor precio que en una tienda departamental, gracias a la descarada evasión de impuestos. Un asunto que a los consumidores poco nos importaba pues era la única manera de hacerse de unos jeans Levi’s como el clásico 501, tenis Vans de esquizofrénicos colores, t-shirts ""Pirata"", camisas Polo, relojes Swatch, discos importados (de acetato, desde luego), los franceses e infumables cigarros Gitanes, o los extralargos Marlboro inconseguibles en México y un largo etcétera. Incluso se podían hacer encargos y regresar una semana después a recoger el par de tenis Nike, el Walkman Sony color amarillo para el agua, el último modelo de juego Atari o el disco doble del concierto de Miguel Ríos: Rock and Río.

La Lagunilla en el Centro, el desaparecido Peritrece frente a las instalaciones de lo que entonces era el Canal 13 y hoy es TV Azteca, el tianguis de Las Cibeles en los linderos de las colonias Roma/Condesa aún en operación, eran las opciones en la ciudad de México para una generación ansiosa por seguir los cánones de la moda internacional. Mientras tanto, el presidente Miguel de la Madrid tomó las medidas pertinentes para atacar los grandes problemas nacionales: ""Hay que hablar de avances y programas. No hablen de la crisis"" [sic].

Enlace YouTube

http://youtu.be/F7manrULsgM