El movimiento y el tiempo

Biodiversidad

El tiempo es la manera en que medimos el cambio. A lo largo de la historia se han tenido muchas maneras de medirlo y distintos calendarios, sabemos por ejemplo que los mayas tenían un calendario que no necesitaba ajustes y que se basaba en la observación de los astros y su movimiento; pero cual quiera que sea el calendario que analicemos la base será siempre la Tierra y sus movimientos. El día y la noche, la manera en que cambia la luz debido al movimiento han sido también el fundamento de la vida y la manera en que la medimos.

Los movimientos de la Tierra son cuatro principales, rotación, traslación, precesión y nutación; su consecuencia es la medida del tiempo.

La rotación es la vuelta que da la Tierra sobre su propio eje de Oeste a Este; tarda 24 horas en dar una vuelta completa de 360 grados, es decir que cada 15 grados es una hora y así se dan las 24 horas del día como base para medir el tiempo.

La traslación es la vuelta que da la Tierra alrededor del Sol; dura 365 días y 6 horas, como sobran 6 horas, se multiplican por 4 dando como resultado 24 horas que dura un día y cada 4 años debemos sumar un día al año, esto es el año bisiesto (se le suma el día a febrero el mes más corto para compensar esta imperfección en el calendario).

Podemos pensar que en el espacio los ciclos no son siempre regulares. El año que dura 12 meses, nos ayuda a dividir los ciclos climáticos ya que cada cuatro meses es una estación -primavera, verano, otoño e invierno-, y cada una con distintas características como consecuencia de la distancia al sol y la diferencia en la incidencia de los rayos solares. El inicio y el final de las estaciones se dan a través de dos solsticios (días y noches desiguales) y dos equinoccios (días y noches iguales al año).

Cada hemisferio tiene distintas estaciones, mientras en el norte es invierno en el sur es primavera. Esto se debe a que se suma la vuelta al Sol con las diferencias de distancia más la inclinación del eje de rotación terrestre que es de 23 grados y hace que los rayos solares incidan de distinta manera dependiendo de nuestra ubicación respecto al Ecuador.

El tercer movimiento es el de precesión que es el movimiento del eje de rotación terrestre, como si se tratara de un trompo que da la vuelta, debido a la acción combinada de la atracción del Sol y la Luna. Este movimiento dura 26 mil años y marca otro tipo de ciclos naturales como las glaciaciones y diferencias climáticas a gran escala.

Los astrónomos prevén que cuando la Tierra complete su ciclo de 26 mil años, las estaciones del año se invertirán en los hemisferios, teniendo esto muchas consecuencias en la flora y fauna mundial. Esta sería otra manera de medir el tiempo pero la escala queda lejos de una vida humana de aproximadamente 70 años.

El cuarto movimiento que tiene nuestro planeta está asociado al de precesión y es el resultado de la fuerza de atracción que ejerce la Luna sobre la Tierra haciendo que la precesión tenga oscilaciones periódicas como de bucle, que tarda alrededor de 18 años en cada ondulación.

¿Existirán otros ciclos y movimiento de los astros que tengan que ver con la manera en que se ha desarrollado la vida en la Tierra? ¿Qué pasaría si estos movimientos que regulan los ciclos biológicos cambiaran por un cataclismo cósmico? ¿Qué pasaría si un cometa o un asteroide pasara tan cerca de la Tierra que cambiaran su inclinación?