Monstruos en la literatura

Literatura

Drácula (de Drácula, Bram Stoker, 1897).

Stoker escogió el nombre de Drácula de un libro titulado Recuento de los Principados de Valaquia y Moldavia (1820), de William Wilkinson, diplomático en aquellas regiones. Drácula, que significa Diablo en valquiano, está basado en el personaje de Vlad Tepes, noble del siglo XV, apodado el Empalador, pues gustaba de ensartar a sus víctimas. El vampirismo lo adquirió por una maldición al renegar de su fe ortodoxa.

Drácula es inmortal, tiene la fuerza de 20 hombres, se transforma en lobo y/o murciélago, no tiene reflejo en el espejo, no tiene sombra, hipnotiza a sus víctimas, pero desgraciadamente no puede entrar a una casa al menos que sea invitado, pierde sus poderes durante el día, el ajo y el crucifijo lo espantan y tiene la monserga de dormir en un ataúd con tierra… por siempre.

Con un tiraje de tres mil libros, la obra se publicó poco después de que Oscar Wilde saliera de prisión. Wilde, quien además había sostenido romance con la esposa de Stoker (la actriz Florence Balcome), fue de los pocos que aplaudió la obra públicamente. Stoker no olvidó el noble gesto y viajó a París para ayudarlo. Stoker murió de sífilis y el la pobreza.

Frankenstein (de Frankenstein, o el Moderno Prometeo, Mary Shelley, 1818).

La autora tenía 18 años cuando después de una tormentosa noche, mientras se hospedaban en la Villa Diodati con Lord Byron, leían historias de fantasmas para pasar el rato, discutían los experimentos con electricidad del Dr. Erasmus Darwin (abuelo de Charles Darwin), quien sostenía se podía animar lo inanimado con descargas eléctricas y decidieron apostar quién de ellos escribiría una mejor historia de horror. El nombre fue tomado de un castillo del siglo XIII que Mary visitó en Alemania.

La película Frankenstein de 1931 fue la primera en usar los famosos efectos de truenos nocturnos. El escritor Isaac Asimov acuñó el término Complejo Frankenstein: el temor irracional a los robots.

Mr. Hyde (del Extraño caso del Dr. Jekyll y Mr Hyde, de Robert Loius Stevenson, 1886)

El inquieto y monstruoso Mr. Hyde aparece una vez que el Dr. Jekyll bebe una poción química que lo transforma. Stevenson tuvo la concepción de la historia en una pesadilla y en el entonces famoso caso del Diácono Brodie, hombre respetable de día, rufián y libertino de noche: el bien y el mal que viven en un mismo cuerpo. El primer bosquejo lo terminó en 3 días, pero una vez que lo leyó su esposa y opinara, Stevenson lo quemó y comenzó de nuevo.

Enlace de You tube. Trailer oficial de la película Frankenstein de 1931. http://youtu.be/bKyiXjyVsfw 

Trailer oficial de la película Dracula de Bram Stoker (1992) de Francis Ford Coppola http://youtu.be/7i4Ade2NunY