Mariano Azuela: la seducción del desencanto

Literatura

La literatura de la Revolución Mexicana se ha dejado de leer y, por lo tanto de editar. Pero hay excepciones. La más visible es Los de abajo, de Mariano Azuela, un longseller, condición que obtuvo cuando se convirtió en libro de texto, y por lo tanto no muy leída o al menos leída con muy mala disposición. Eso es lo malo de lo impuesto, incluso cuando se impone con buenas razones. 

Con Azuela no pasó lo que pasó con Martín Luis Guzmán, luego de su apoyo a Díaz Ordaz el 68, o con Rafael F. Muñoz, que terminó por aceptar chamba en la SEP. A él nadie lo acusó de venderse al sistema, de ceder en su espíritu crítico, de acomodarse a la paz priísta, de claudicar. Y es que no lo hizo. 

Empezó su carrera de escritor muy pronto, en 1907, es decir en pleno porfiriato, con la novela María Luisa, y dejó una abundante obra narrativa en varios géneros de la que sin embargo generalmente sólo se recuerda Los de abajo. Dejemos al lado la injusticia que involucra esta preferencia y concentrémonos en lo merecido del éxito de esta novela. 

La trama se centra en la tropa villista y particularmente en Demetrio Macías, impulsado a la rebelión no por algún tipo de carga ideológica sino simplemente por conflictos irresolubles con el cacique local, un proceso habitual en un movimiento que se resiste a cuadrar en los esquemas maniqueos de la historia de bronce, hecha de héroes y no de hombres desesperados, como la vida real. Lo que sigue es una consecución de desencantos. 

Al horror y la crueldad de la guerra se suma el peso de la derrota -los villistas terminarían derrotados en el frente de Celaya por el bando carrancista, encabezado por Álvaro Obregón- y la perpetuación de un status quo injusto, antiguo, que no alcanza a modificar ni siquiera una masacre de tales dimensiones. 

Azuela murió en 1952. Fue el primero y probablemente el más desencantado de los grandes narradores de la Revolución. Al margen de los planes de estudio y sus arbitrariedades, que tanto espantan a los lectores, eso explica su éxito sostenido. 

Ver clip ""Los de abajo""   http://youtu.be/xxHcW8kR5MQ