Las joyas de Cannes

Cine - Instituciones

Del 11 al 22 de mayo, las playas de la Costa Azul se visten de gala para celebrar los doce días de la fiesta del cine en Europa: la 69 edición del Festival de Cannes.  Por lo que nos sumergimos en el mar de su historia y hacemos un recuento de algunos de datos y momentos memorables.
Antes y después de la guerra
La primera edición del Festival de Cannes –que en aquel entonces se llamó Festival International du Film- se realizó en 1939, poco antes de que al cine y al mundo se les cruzara la Segunda Guerra Mundial. Acabada la guerra se retomó el Festival, como si fuera la primera vez, en 1946 y desde esa época se convirtió en uno de los eventos cinematográficos más importantes del mundo.
La palma de Oro
En sus primeras ediciones, el premio máximo se llamaba Grand Prix del Festival Internacional de Cine y los ganadores recibían un diploma y una obra de un artista de moda. Hasta 1954, año en el que Robert Favre, entonces delegado general del certamen, invitó a una serie de joyeros a presentar diseños inspirados en la palmera -haciendo referencia a las palmeras de la Croisette y al escudo de armas de la ciudad-. El diseño elegido fue creado por la orfebre parisina Suzanne Lazon quien, se rumora, recibió la asesoría de Jean Cocteau quien fungía como presidente del jurado. 
    La primer película que recibió esta presea fue Marty, de Delbert Mann, en 1955. Después de algunas modificaciones, actualmente la Palma de Oro está realizada con 118 gramos de oro sobre un zócalo de un kilo tallado a mano. En el año 2000 comenzaron a entregarse dos mini palmas, réplicas que premian a la mejor interpretación masculina y femenina.
Protestas estudiantiles
En 1968 se canceló el festival a causa de las protestas de los estudiantes parisinos. Tres días después de la inauguración, los estudiantes se manifestaron en contra de la fiesta, por lo que muchos directores, entre ellos, Roman Polanski y Jean Luc Godard los apoyaron y mostraron su solidaridad pidiendo la suspensión del Festival.
Polémica, escándalo y sensualidad
El Festival se convierte, cada año, en una vitrina en la que se lucen estrellas de todo el mundo. En 1953, la actriz francesa Brigitte Bardot se robó las cámaras al vestir un bikini durante el festival y en 2007 Sacha Baron Cohen hizo lo propio, al presentarse en la alfombra roja vistiendo un traje de baño de una sola pieza igual al que usó en la película Borat.
    En 1963 la italiana Claudia Cardinale, asistió al festival acompañada de un guepardo con el que se paseaba por las playas de Cannes como parte de la promoción de la película II Gattopardo.
    Uno de los momentos más polémicos de los se tiene memoria, sucedió en el año 2003 cuando en la presentación de la película Irreversible, protagonizada por Mónica Bellucci, se desmayaron tres personas dentro de la sala de proyección a causa de la violencia de la película.