La tumba de Villa

Cancionero

Cuantos jilgueros y cenzontles veo pasar, 

pero que triste cantan esas avecillas 

Van a Chihuahua a llorar sobre el Parral 

donde descansa el General Francisco Villa. 

 

Lloran al ver, aquella tumba, 

donde descansa para siempre el general. 

Y ni un clavel, ni por ninguna 

solo hojas secas que le ofrece el vendaval. 

 

De sus ""Dorados"", nadie quiere recordar, 

y Villa duerme bajo el cielo, de Chihuahua, 

solo las aves que gorjean bajo el Parral 

van a llorar sobre la tumba abandonada. 

 

Solo uno fue, que no ha olvidado 

a su sepulcro una oración a murmurar, 

amigo fiel, cual buen Dorado 

grabo en su tumba, ""estoy presente General"". 

 

Canten jilgueros y cenzontles sin parar, 

y que sus trinos se oigan en la serranía 

y cuando vuelen bajo el cielo del Parral 

lloren conmigo por aquel Francisco Villa 

 

Adiós, adiós, mis avecillas, 

Yo también quiero recordar a mi nación, 

Que allá en Parral, descansa Villa 

En el regazo del lugar que tanto amo.