La música bajo el yugo nazi

Música

Al igual que los soviéticos, los nazis consideraban que la función de la música debía ser esencialmente propagandista. Sin embargo, los nazis fueron mucho más tolerantes con sus compositores (amenos con los judíos), tratando de crear un balance entre censura y creatividad.

Adolfo Hitler (1889-1945) siempre se consideró un artista, y para él la música era importante en el desarrollo del pueblo ario. No le gustaba ni Bach ni Beethoven, aunque reconocía a éste último como el símbolo del espíritu heroico germano. Mozart no le caía bien y de Schumann y Brahms no quería saber nada. Su corazón sólo vibraba con la ópera.

Por lo mismo, el único músico que reverenciaba era Richard Wagner (1818-83), cuya concepción del mundo a través de sus óperas era el mismo de Hitler. Durante la primera guerra mundial, Hitler siempre llevó la partitura de Tristán e Isolda en su mochila; ya en el poder sólo permitía música de Wagner en sus afamados mítines, en especial su favorita: La cabalgata de las Valquirias. En cada cuartel el Führer tenía una gran colección de discos, aunque durante los años de guerra se abstuvo totalmente del placer de la música.

Como era de esperarse los compositores y músicos que vivieron bajo el Tercer Reich nunca complacieron a Hitler, por lo que prefirieron mantener un perfil bajo en sus obras, que después de todo se podían ejecutar con cierta libertad.

Algunos músicos involucrados con el nazismo:

 -Clemens Krauss (1893-84), hijo ilegítimo del archiduque de Habsburgo, Krauss fue el conductor de ópera favorito de Hitler y su ministro de música.

-Herbet von Karajan (1908-89). Siendo el director más joven de una compañía de ópera, Karajan, aunque de talento excepcional era hombre ambicioso, consiguió su seguridad dentro del nazismo delatando a todos sus compañeros de orquesta con raíces judías.

-Li Stadelmann (1900-93). No sólo fue una de las más prestigiadas clavecinistas del mundo, sino una de las más fuertes voces en favor del Nazismo y una antisemita recalcitrante: ""Los grandes maestros germanos sólo encontraran justicia en grandes intérpretes germanos"".

-Richard Strauss (1864-1949). Para cuando Hitler subió al poder, Strauss ya era un compositor de fama mundial y presidente de la Reichsmusikkammer. Para él no importaba si el músico era judío o no, mientras fuera bueno. Aún con Hitler en el poder Strauss siguió trabajando con su libretista, Stefan Zweig, que era judío. Goebbels lo detestaba, y para probarlo logró que la esposa de su único hijo, Alice von Grab, fuera enviada al campo de concentración de Terezín.

Enlaces Youtube

1.-En sonido original el Himno Nazi, llamado Horst Wessel Lied:

http://www.youtube.com/watch?v=DYIU09o1gsI&skipcontrinter=1

2.-La Cabalgata de las Valquirias, dirigida por el célebre Wilhelm Fürtwangler:

http://www.youtube.com/watch?v=V92OBNsQgxU

3.-Elmer Gruñón nos ofrece su interpretación de la Cabalgata de las Valquirias:

http://www.youtube.com/watch?v=C2VMqQ6XnmI