La laguna de Chapala

Biodiversidad

La primera pregunta que surge al escribir este artículo es si Chapala es un lago o una laguna. Según la definición encontrada en el diccionario de la Real Academia Española un lago es una gran masa permanente de agua depositada en depresiones del terreno. Y una laguna se caracteriza por ser un espacio natural que acumula agua, en general dulce, y cuyas dimensiones son menores que las de un lago. A esto le podemos agregar que los lagos no tienen salida, a diferencia de las lagunas que si la tienen, tomando esto en cuenta se le debe llamar Laguna de Chapala.

Se ubica en la parte sur de la altiplanicie Mexicana, dentro de lo que se denomina la Mesa Central. Considerada la más grande de la República Mexicana y tercera en tamaño de América Latina. El 90% le pertenece al estado de Jalisco y el 10% al estado de Michoacán. Funge como vaso regulador de la cuenca Lerma/Santiago. El río Lerma es el principal abastecedor de agua de la laguna.

Era conocida como Mar Chapálico por su extensión, pues en ese entonces era una laguna inmensa. Cientos de personas presenciaron el estero en su apogeo, una de ellas fue Alexander von Humboldt, que en su Ensayo político sobre el reino de la Nueva España, describió la laguna como si fuera un mar.

La Laguna de Chapala tiene a sus alrededores pueblos mágicos y cerros de origen volcánico; además se desarrollan actividades acuáticas y ofrece grandes oportunidades de paseo para el turismo. Uno de los lugares que debe visitaser es la Isla de los Alacranes. Considerada como uno de los Centros Ceremoniales de la cultura Wixárica más importantes de la nación y aun más de la asociación de pueblos indígenas de América del Norte, donde se hacen referencia a diferentes encuentros a nivel continente realizados la isla de los Alacranes, dentro de las creencias huicholas se considera el origen de la vida.

 

¿Monstruos en Chapala?

El río Lerma, compactado por el lirio, hizo disminuir el gasto del río Santiago de la presa de Poncitlán, no obstante que las compuertas estaban totalmente abiertas. Durante las décadas de los sesenta y setenta, el lirio cubrió la superficie lacustre con su manto verde, por lo que se intentaron diversos remedios: los pescadores año con año, hacían limpieza a mano de las plantas, pero su rápida regeneración excedía sus esfuerzos. En 1986, varias uniones de pescadores de Ocotlán colocaron un retén de alambre a la entrada del Lerma, evitando así la penetración del lirio. Otro intento fue la introducción de manatíes traídos del sureste del país, en la idea de que comieran lirio a sus anchas, pero causaron pavor entre los pescadores, que los veían como monstruos y terminaron muertos a remazos.

Enlace de YouTube:

http://youtu.be/N31ZfDWbSbE