La ciencia al día

Ciencia y Tecnología

La Tabla Periódica de los elementos es posiblemente una de las herramientas científicas más conocidas por la población que cursó la materia de Química a nivel secundaria o preparatoria. Pues bien, esta adquirió dos nuevos elementos, el 114 y el 116, cuyos nombres no oficiales son Ununquadio (Uuq) y Ununhexio (Uuh), respectivamente.

Estos elementos, a diferencia de los otros 114, no se encuentran en la naturaleza ya que solamente existen durante menos de un segundo debido a la reacción de fusión de un átomo de calcio y un átomo de plutonio, mientras que el Ununhexio se obtiene como producto de la desintegración del elemento 118. El elemento 118 se obtiene por fusión de plomo con kriptón.

A pesar de que es poco probable su utilización a nivel comercial, la síntesis de elementos químicos cada vez más pesados confirmará la probable existencia de elementos sumamente pesados con características estables.

Con respecto a otras cuestiones científicas y para eliminar por completo las propuestas de un posible complot acerca de si el hombre llegó o no a la Luna, este año 2011, la NASA dio a conocer una serie de imágenes obtenidas por la sonda espacial LRO, Orbitador de Reconocimiento Lunar, (Lunar Reconnaissance Orbiter) entre las que se encontraron imágenes de la zona de descenso de las misiones Apolo a finales de los 60´s e inicios de los 70´s. Dichas imágenes muestran muy claramente la parte inferior de los seis módulos lunares en las diferentes regiones de la Luna donde descendieron. Son tan claras las imágenes que pueden verse los rastros de las caminatas hechas por los astronautas. Esto se debe a que en la Luna no hay aire por lo que los rastros de las huellas pueden durar ahí por mas de 100 años.

Por otro lado ya se están probando en Estados Unidos y en Alemania los nuevos implantes electrónicos para recuperar la visión en personas que sufren de distrofia de retina. Esta enfermedad es hereditaria y afecta a unas 15 millones de personas en todo el mundo.

Zrenner de Eberthart es el científico que dirige al grupo de investigadores de la Universidad de Tubinga en Alemania donde han desarrollado un microchip compuesto de     1 500 diodos. Este microchip se inserta en la retina donde normalmente se encuentran las células fotorreceptoras. Los diodos responden a la luz de la misma forma que si fuesen células naturales, al ser alimentadas electrónicamente por un fino cable a través del ojo.

Liga de YouTube:

http://youtu.be/0av4_ZzOUWc