La casa del Obrero Mundial

La revolución - Hechos

“Originada más por las circunstancias que por un propósito ya

definido de instituirla, no se elaboraron estatutos, ni declaración

de principios. Funcionó simple y sencillamente como centro de

divulgación doctrinaria de ideas avanzadas...”

José Estéves y Ramón Gil.

El sector obrero en México apareció hasta finales del Siglo XIX, cuando los gente dedicada a los oficios decreció para dar paso al aumento del proletariado industrial. La creciente industrialización del país, el surgimiento de centros fabriles que fueron el ariete del crecimiento económico del porfiriato fue creando una nueva clase, con conciencia sobre su importancia y participación en la dinámica económica, así nació el movimiento obrero en México.

     La inconformidad obrera surgió con la crisis económica y política de los últimos años del porfiriato, las huelgas de Cananea (1906) y Río Blanco (1907) por mejores condiciones de trabajo y aumentos de salario, son los principales ejemplos de ello.

     La Casa del Obrero Mundial, se fundó el 22 de septiembre de 1912, su primer acuerdo fue conmemorar los sucesos de Chicago de 1886 y 1887 con una manifestación que recorrió las avenidas de la ciudad de México un 1° de mayo, apoyada por el grupo de diputados "renovadores": José Natividad Macías, Luís M. Rojas, Alfonso Cravioto, Miguel Alardín, Francisco Ortiz Rubio, Gerzayn Ugarte, Jesús Urueta y Félix F. Palavicini, los mismos que el 17 de septiembre de 1913 presentaron ante la Cámara de Diputados el primer proyecto de Ley del Trabajo.

     En 1914, los miembros de la COM apoyaron abiertamente el movimiento en contra de Victoriano Huerta pero en 1916, inevitablemente estallaron las diferencias con el gobierno de Venustiano Carranza y la COM fue clausurada; parte de sus miembros integraron la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), formada por Luís N. Morones en 1918.