Justo Sierra Méndez

El Porfiriato - Personajes

Nació el 26 de enero de 1848 en la ciudad de Campeche, donde comenzó sus estudios para después trasladarse a Mérida. Su padre fue Justo Sierra O’Reilly, iniciador del periodismo literario en la península y de la novela romántica de reconstrucción histórica. A la muerte de este, en 1861, Justo se fue a la ciudad de México e ingresó al Liceo Franco Mexicano. En 1871, obtuvo el título de abogado en el Colegio de San Ildefonso. Tuvo como maestros a Ignacio Manuel Altamirano y a Gabino Barreda. Comenzó a publicar sus textos y novelas en el Monitor republicano, Domingo, en el Siglo XXI y en la revista El Renacimiento.

Se comenzó a preocupar por la historia, la sociología y  la educación, lo que se ve reflejado en sus publicaciones en La Libertad, La Tribuna y El Federalista. Además de periodista y literato, también se desenvolvió como servidor público. Fue diputado federal, magistrado de la Suprema Corte de Justicia, subsecretario de Instrucción Pública y ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes (1905-1911), en este último cargo fue donde más sobresalió su trabajo. Bajo su lema ""educar es poblar"", se construyeron jardines de niños, hizo la apertura de la Escuela de Altos Estudios y la reapertura de la Universidad Nacional, en 1910 ""para nacionalizar la ciencia y universalizar el saber"".

Sus obras más representativas son Evolución política del pueblo mexicano y Juárez su obra y su tiempo. En 1912, el presidente Francisco I. Madero lo nombró ministro plenipotenciario de México en España, en cuya capital murió el 13 de septiembre del mismo año. Sus restos fueron trasladados al Panteón Francés, en la ciudad de México. En el centenario de su natalicio (1948), fue nombrado ""Maestro de América"" por la Universidad Nacional Autónoma de México, se editaron sus obras completas, las cuales abarcan 15 tomos y sus restos fueron trasladados a la Rotonda de los Hombres Ilustres.