Ignacio Mariscal

El Porfiriato - Personajes

Nació en Oaxaca en 1829, en la misma ciudad de tituló como abogado por el Instituto de Ciencias y Artes del Estado de Oaxaca, en 1849. Mariscal estaba dentro del grupo revolucionario que se proclamaba en contra de Santa Anna y en 1853 fue expulsado de Oaxaca y se fue a la ciudad de México. Con el triunfo de los liberales y del Plan de Ayutla, fue electo diputado al Congreso Constituyente. Gracias a sus conocimientos jurídicos, pudo colaborar en la redacción de la Constitución de 1857, las Leyes de Reforma y la Ley de Desamortización de los bienes del Clero, en 1861, como consejero político y asesor de Benito Juárez. A Mariscal, le correspondió, junto con Ignacio M. Altamirano y Manuel Romero Rubio, el dictamen de la creación del nuevo estado de Campeche, en diciembre de 1861. Durante la intervención francesa fue designado ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y en 1863 fue nombrado Oficial Mayor de la Secretaria de Relaciones Exteriores. Después se le nombró  secretario de la Legación Mexicana en Washington y estuvo en Estado Unidos hasta que triunfó la República. En 1871, fue nombrado por primera vez ministro de Relaciones Exteriores. En 1877, Porfirio Díaz lo nombró  Magistrado del Tribunal Superior de Justicia del Distrito y Territorios Federales y, después, Director de la Escuela Nacional de Jurisprudencia. Durante el gobierno de Manuel González fue Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de México en Gran Bretaña, sus habilidades diplomáticas reanudaron las relaciones con este país. A su regreso, volvió a ser nombrado ministro de Relaciones Exteriores, cargo que ocupó hasta su muerte, el 17 de abril de 1910. En 1882 ingresó a la Academia Mexicana de la Lengua, de donde fue director. Algunas de sus publicaciones fueron Historia de las dificultades entre México y Guatemala. Proyectada Intervención de Estados Unidos. Algunos documentos oficiales, Episodios en la vida de Juárez, Don Nicolás Bravo o clemencia mexicana, así como traducciones al castellano de Shakespeare, Edgar Allan Poe, Lord Byron y Longfellow.