Geología del estado de Sinaloa

Sinaloa - Geografía

Conforme al Anuario estadístico 2011 del estado de Sinaloa, hecho por INEGI, los suelos del Cuaternario-Cenozoico representan 28.79% de la superficie de esta entidad y aparecen principalmente en la zona litoral y en la planicie costera.

 

Dicha planicie presenta una anchura de 125 kilómetros y se estrecha hasta los 25 en el sur, cerca de Nayarit y está constituida por terrenos de reciente formación, de acarreo o aluvión. En esa larga franja de territorio semiplano existen además rocas ígneas, principalmente granitos (entre las más antiguas del estado). Las dioritas (intrusivas) se hallan dispersas en diferentes regiones y las andesitas y riolitas (extrusivas) de preferencia en los contrafuertes elevados de la Sierra Madre Occidental, en los límites con Chihuahua y Durango.

 

Algunos cerros de origen volcánico llegan hasta la costa, como sucede en Mazatlán y Topolobampo. Según INEGI, las rocas volcánicas en el estado están divididas en las del Cuaternario (0.01%) y Terciario (42.09%), ambas pertenecientes al Cenozoico; del Cretácico (15.42%) y Jurásico (0.01%), las dos del Mesozoico; y las del Paleozoico (0.01%), por lo que estas rocas en general cubren 57.54% de la superficie de Sinaloa.

 

En la región montañosa de la Sierra Madre Occidental existen además rocas sedimentarias de origen marino y metamórficas. Las rocas sedimentarias en este caso no presentan una gran riqueza en fósiles y alcanzan casi 10% del territorio y pertenecen a diferentes épocas geológicas; en el caso de las metamórficas del Jurásico, Paleozoico y Precámbrico alcanzan sólo 4%.