Freddie a la mexicana

Música - Personajes

Farrokh Bulsara nació el 5 de septiembre de 1946 en la isla africana de Zanzíbar que actualmente pertenece a Tanzania. Años después, se cambiaría el nombre para convertirse en el vocalista de un grupo de Liverpool llamado Ibex, con el que debutó el 23 de agosto de 1969.

            Aunque esa primera agrupación no tuvo el éxito que esperaban, fue ahí en donde Freddie conoció al guitarrista Brian May, con quien un año después formaría una de las bandas más legendarias de todos los tiempos: Queen.

            Varios discos y muchos éxitos después, Queen llegó a México en 1981. El concierto prometía ser uno de los acontecimientos más importantes de la historia del rock  en nuestro país, que se había quedado  muy quieto tras el escándalo de Avándaro en 1971, pues el gobierno decidió negar el permiso a los conciertos masivos.

            Freddie Mercury, Brian May, Roger Taylor y John Deacon arribaron al país para ofrecer tres conciertos, uno en Monterrey y dos en Puebla, con la gira The Game Tour.

            En la Ciudad de México, para la gira de prensa, se hospedaron en un hotel de la Zona Rosa y se rumora que incluso salieron a beber en un bar donde Freddie cantó y tocó un piano.

            Durante la prueba de sonido, en Puebla, se dejaron fotografiar tomando peñafiel de Piña y de grosella.

            Vestido con pantalones rojos y camisa de superman, Freddie saludó a los casi 40 mil mexicanos que se habían congregado en el Estadio Ignacio Zaragoza de Puebla: “Buenas noches, Puebla. Hola, México. ¿Qué tal? ¿Está todo bien?”.

            El boleto costaba 300 pesos y la entrada era general, por lo que muchas personas acamparon días  antes a las afueras del Estadio para asegurar su lugar, pero las autoridades y los organizadores demostraron su inexperiencia ante este tipo de eventos y se vieron rebasados ante la presencia de los fans eufóricos.

            Todo era ímpetu y diversión hasta que, en una parte del concierto, el vocalista salió a escena portando un sombrero de campesino revolucionario, hecho que al parecer “ofendió” a algunos fans porque Freddie “los consideraba indos”.

            En respuesta a sus traumas e interpretaciones personales le aventaron zapatos y calcetas rellenas de tierra al grupo, además de la típica agua de riñón.

            Al final, después de una hora y media de canciones, Freddie se despidió agradeciendo los zapatazos: “¡Muchas gracias, Puebla!, ¡México, thank you for the shoes. Adiós, amigos, mother fuckers. Good bye, you bunch of tacos!”.

            En entrevista para una revista de la época, los integrantes de Queen calificaron los conciertos de México como la “parte más horrenda de la gira, debido a las trabas burocráticas, corrupción, instalaciones obsoletas y comida rara”.