Zarco, Francisco

La era liberal - Personajes

El 4 de diciembre de 1829 nació Francisco Zarco, un escritor, periodista e historiador liberal muy influyente en el México decimonónico. El entorno de su vida fue complicado pues durante su infancia vivió cercano a los problemas sociales y políticos del país debido a que  su padre, el coronel Joaquín Zarco, fue un connotado coronel liberal involucrado en las querellas políticas y las asonadas militares de la época. Sin embargo esta condición configuró en Francisco Zarco un acercamiento temprano hacia la vida pública nacional y cuando tenía sólo once años pronunció un discurso cívico bajo las premisas del liberalismo con motivo de la conmemoración de la independencia.

Desde sus primeros acercamientos a los discursos políticos consideró a la historia como una fuente primordial en la argumentación y comprensión de la realidad nacional, y por eso fue un tema que se mantuvo presente en toda su obra. En 1849 comenzó formalmente su labor como periodista escribiendo para El Álbum mexicano, y un año después comenzó a escribir para el periódico El Demócrata donde utilizó el seudónimo ""Fortún""; además entre 1855 y 1859 se encargó de la edición de la revista La Ilustración Mexicana.

De sus escritos es notable la conjugación entre periodismo, historia y literatura, pues con un amplio bagaje cultural y una notable habilidad con las letras, elaboró un discurso histórico liberal con miras a influir en el ámbito político. Desde su perspectiva el rumbo del país debía orientarse por una opinión pública responsable y una ciudadanía educada, por eso sus escritos periodísticos analizaban a su realidad con los acontecimientos del pasado, sus repercusiones y trascendencia política. Toda su obra, tanto literaria como histórica y periodística siguió estas premisas propias del liberalismo de la época.

Apenas iniciada la segunda mitad del siglo XIX continuó su labor periodística como editor dl periódico El siglo XIX, labor por la cual fue perseguido y censurado. Con la llegada de Antonio López de Santa Anna al poder en 1853 vio limitada su actividad por las leyes de censura del régimen, y se vio obligado a abandonar la publicación de sus opiniones. Sin embargo, con la caída del régimen santaannista recuperó su estilo crítico y retomó la publicación de editoriales y de análisis políticos.

Una de sus aportaciones más trascendentes fue colaborar en el Congreso Constituyente de 1856-1857, que formuló la Constitución liberal que rigió a México durante sesenta años. Entre 1861 y 1863 fungió como diputado, Ministro de Relaciones Exteriores y periodista; durante el Segundo Imperio Mexicano fundó los periódicos La Independencia Mexicana y La Acción, y decidió exiliarse en Estados Unidos para expresar ahí su opinión sobre la monarquía desde los periódicos The Herald, El Mercurio de Chile y La Nación de Argentina.

Con la restauración de la República regresó a México y continuó su labor periodística en El Siglo XIX; además de que retomó su labor en el Congreso, aunque por cuestiones de salud su participación no fue muy intensa. Finalmente falleció en 1869 dejando inconclusa una obra sobre la historia parlamentaria de nuestro país, trabajo que anunció pero desafortunadamente no pudo terminar.