El día del libro

Datos Curiosos

Juana Inés de Asbaje y Ramírez aprendió a leer a los tres años, acompañando a su hermana mayor a sus clases —a escondidas de su madre—. Surgió en la niña una curiosidad tan grande por las letras que incluso le mintió a la maestra argumentando que su madre la enviaba a la escuela.

            Más tarde, a los trece años, fue llamada para servir como dama de la virreina doña Leonor Carreto, Marquesa de Mancera, una dama culta y letrada que puso a disposición de la joven libros y tutores.

            “No me han dejado de ayudar los muchos [ejemplares] que he leído, así en divinas como en humanas letras”, confesó en Respuesta a sor Filotea. Escribió poesía, ensayo, novela y teatro y su indiscutible influencia en las letras la convirtió en la inspiración para la conmemoración del Día Nacional del libro, que desde hace 36 años se celebra en nuestro país.

            Esta costumbre se inició por un decreto presidencial emitido el 6 de noviembre de 1979, durante el gobierno de José López Portillo, en el que argumentó que “la educación dentro del proceso de desarrollo del país es prioritaria”. Por tal motivo, en dicha disposición se estableció que el 12 de noviembre de cada año —natalicio de Sor Juana Inés de la Cruz—, las diversas instituciones educativas y culturales del país, dedicaran sus esfuerzos a la promoción de la lectura.

            El 12 de noviembre de 1980 se editó Sor Juana Inés de la Cruz. Obras escogidas, como el primer libro que sería obsequiado en distintos puntos como librerías, bibliotecas, escuelas y centros de cultura del país, durante esta fecha. Se imprimieron 100 mil ejemplares.

            La Asociación Nacional del Libro es la encargada de publicar año con año una antología de los autores homenajeados cada año, entre los que figuran Octavio Paz, Jos Emilo Pacheco, Carlos Fuentes, Jorge Ibagüengoitia, Rafael Bernal y José Revueltas.

             Este festejo busca trasmitir la importancia de la lectura y del fácil acceso a los libros en beneficio de la sociedad, y además de las ediciones de obsequio, incluye la organización de diversas actividades para acercar al público tanto a la literatura en español como en lenguas indígenas. Además de ser un escaparate para conocer propuestas artísticas, musicales, de artes visuales y escénicas, tanto de la literatura clásica como contemporánea en México.