El Coliseo Nuevo

Artes escénicas - Instituciones

“Se notan en las representaciones algunos defectos e impropiedades que conviene evitar –escribió el virrey Revillagigedo en 1794- últimamente salen tan andrajosos los que tienen que figurar pobres o individuos de ínfima plebe, que rayan en lo indecente, faltando gravemente al decoro y al respeto debido al público, defecto que suele llegar a un exceso insoportable cuando se acompaña de acciones descompuestas…”

     El primer foro teatral en forma que tuvo la capital de la Nueva España era llamado el Coliseo (1673); estaba situado dentro del Hospital Real de los Naturales y se encontraba en el actual Eje Central Lázaro Cárdenas y la calle de Victoria. Se trataba de un corral rectangular construido en madera, techado con dos pisos de palcos llamados “aposentos” o “cuartos”, que tenían celosías a la usanza española para que los espectadores ricos e importantes pudieran mirar sin ser vistos. Había diferentes vías de acceso para que las distintas clases sociales no se mezclaran.

     El 19 de enero de 1722, la gente que asistió al teatro para ver la comedia Ruinas e incendio de Jerusalén salió complacida de la función. Unas horas más tarde un incendio se propagó por todos lados y las llamas devoraron literalmente la pequeña Jerusalén que era el Hospital Real con todo y teatro, del cual los frailes obtenían recursos para los servicios que prestaban a los indios. Como una mala broma del destino, la obra que debía presentarse al otro día tenía un título por demás sugerente: Aquí fue Troya.

     El teatro fue reconstruido en el mismo sitio, pero tres años después los religiosos hipólitos decidieron reubicarlo para no molestar a los enfermos con el escándalo que provocaban los asistentes a las funciones. La nueva construcción se levantó entre el callejón del Espíritu Santo (hoy Isabel la Católica) y la calle de la Acequia (hoy 16 de septiembre), pero fue edificado con madera y en poco tiempo dio muestras de evidente deterioro, por lo que en 1752 se tomó una decisión definitiva, se ordenó la construcción de un nuevo teatro.

     El Coliseo Nuevo, como fue llamado el foro, fue inaugurado el 25 de diciembre de 1753, con el estreno de la comedia Mejor está que estaba, ante la presencia del virrey Francisco de Güemes y Horcasitas y de la corte. Se localizaba en la calle del Colegio de Niñas (hoy Bolívar) y fue el centro de gravedad de la actividad teatral en la segunda mitad del siglo XVIII y tuvo el monopolio de los espectáculos hasta la década de 1820.

Datos

-El teatro llegó a México en el siglo XVI para fines evangelizadores. Las representaciones dramáticas se realizaban en el interior de las iglesias, colegios, plazas y atrios de los templos.

-Hacia 1599, existen registros de que ya existía una “Casa de las comedias”, o lo que era un incipiente teatro.

-Durante el siglo XVII, el Palacio ya tenía su teatro y había funciones en el santo de los virreyes, las juras del soberano y otras fechas solemnes

-El Coliseo Nuevo cambió de nombre en 1826. Desde entonces, y hasta 1931 fue conocido como Teatro Principal y cerró sus puertas ese año debido a un incendio que lo destruyó.