Cambios de la delimitación territorial a través de los siglos

Ciudad de México - Geografía

Después de que Alonso García Bravo trazara la nueva ciudad española de México sobre las ruinas de la gran Tenochtitlán, la naciente capital de la Nueva España quedó dentro del territorio que fue la Audiencia Real de México a partir de 1527.

 

En 1786 el Virreinato quedó dividido en 12 intendencias; la de México incluía a la Alcaldía de la Ciudad de México. Después de que los insurgentes formaran con la Constitución de Apatzingán 17 provincias en 1814, la nueva Ley del 4 de octubre promulgada diez años después, las convirtió en estados. El 18 de noviembre de ese mismo año, el Congreso segregó una parte del territorio al Estado de México y creó el Distrito Central-Federal, donde radicarían los poderes de la nación, con una superficie comprendida por un círculo de 8,800 metros de radio, medido desde el centro de la Plaza Mayor de la Ciudad de México. El Centralismo eliminó al Distrito Federal y su territorio fue incorporado al Departamento de México entre 1843 y 1846, el cual abarcaba a los partidos de la Ciudad de México, Coyoacán y Tlalnepantla. Los estados y los departamentos volvieron a aparecer y desaparecer una y otra vez, hasta que en 1854 el presidente Santa Anna decretó la formación del Distrito de México, dividido a su vez en prefecturas centrales e interiores.

 

Desde la Intervención Francesa y durante lo que quedaba del siglo XIX, el Distrito Federal fue propuesto como Estado del Valle de México e incluyó varias municipalidades, partidos y prefecturas, hasta que en 1928 fueron suprimidos los municipios dentro del límite de la capital del país. Las 16 delegaciones en que hoy está dividido datan de la Ley publicada en el Diario Oficial el 29 de diciembre de 1978, dentro de un territorio de 1,479 kilómetros cuadrados, donde residen los poderes federales.