Barranca de los Dinamos

Ciudad de México - Geografía

La Barranca de los Dinamos es nombrada así porque en la época del porfiriato fueron construidas varias plantas de energía eléctrica que usaban la fuerza de las aguas del Río Magdalena, cuya función principal era dar servicio a algunas fábricas textiles de la actual delegación Magdalena Contreras.

 

Esta depresión profunda, espectacular y hermosa, rodeada por altos montes boscosos y erguidos peñones, donde corre uno de los pocos ríos naturales que sobrevive en la Ciudad de México, inicia en los límites del Distrito Federal y el Estado de México, entre los cerros Triángulo (3,820 metros) al sur, El Muñeco (3,870 metros) al noroeste y La Palma (3,800 metros) al norte, en la Sierra de las Cruces. Desde ahí, la cañada se dirige hacia el noreste y atraviesa enseguida el espacio comprendido entre los cerros San Miguel (3,780 metros) al norte y Nezehuiloya (3,750 metros) al sur, donde el Río Magdalena corre a una altitud de 3,300 metros; esto quiere decir que la barranca tiene una profundidad de 500 metros, en el paraje denominado El Campanario. Dos kilómetros río abajo aparece el Cuarto Dinamo, en Xalancocotla, ante la Peña Coconetla por el lado izquierdo, de poco más de 300 metros de altura y con bellas cascadas. Otros dos kilómetros más abajo está el Tercer Dinamo, entre los cerros Zacazontetla al norte y Las Palomas al sur, donde se le une a la izquierda la Cañada de las Ventanas y después la Cañada Sehuaya a la derecha. Cuatro o cinco kilómetros adelante, la Cañada de los Dinamos se abre y termina entonces en la zona urbana de la Magdalena Contreras, al sur del Cerro del Judío. Gran parte de esta barranca es protegida por el Parque Nacional Los Dinamos, que abarca 2,500 hectáreas de bosques.