Aurelio Escobar. El que se mueve no sale en la foto.

La reconstrucción - Vida Cotidiana

Regularmente cuando se asiste a un consultorio médico o un bufete de abogados, la mayoría decide matar el tiempo observando las fotos de generación colgadas orgullosamente en alguna de las paredes. La manía, consiste en intentar localizar al personaje que lo habrá de auscultar o exonerar. Nunca se cumple el cometido, pues además de no conocer al individuo en cuestión, el tiempo resulta insuficiente, aunque uno crea que lo descubrió en la tercera fila de la imagen. 

Sin embargo, detrás de aquellas fotos panorámicas de generaciones existe algo que comúnmente nunca se percibe. ¿Quién hace ese tipo de fotos? ¿Desde cuando se hacen?, y más allá, ¿para qué sirven? Vale la pena señalar que las fotografías de tipo panorámico se realizan en México desde finales del siglo XIX, y regularmente funcionaban para demostrar ciertos hechos, dependiendo el tiempo en que se realizaban. 

Desire Charney realizó 25 placas de la ciudad de México para tener en la memoria los conventos e iglesias, que durante la Guerra de los Tres Años se destruirían. Guillermo Kahlo y Hugo Breheme realizaron estos ejercicios fotográficos para consignar los cambios urbanísticos de la ciudad. Ya en la época posrevolucionaria, Jesús H. Abitia, por ejemplo realizó una serie de panorámicas, desde lo alto del Monumento a la Revolución para dar cuenta lo que el movimiento armado había ganado para el pueblo de México. 

Recientemente se acaba de publicar un libro sobre el fotógrafo Aurelio Escobar, en el que se refleja el trabajo del artista, el cual va más allá de la foto de consigna o mandato. Se trata de una selección de imágenes en que Escobar demuestra la necesidad de ilustrar diversos aspectos de la sociedad, como un ente activo y fundamental para el desarrollo del país (1925-1965).  

Si bien es cierto que en sus inicios, Escobar trabajó para la agencia de H. J. Gutiérrez, en su etapa independiente consideró mostrar, a través de la tomas panorámicas, el hecho de que existían conglomerados económicos, políticos y culturales, que debían mostrarse para entender cada una de las piezas del entramado que conformaban, con su participación la sociedad mexicana de ese tiempo, amén de su desarrollo y evolución. 

De tal manera, en esta cuidada edición se encuentran tomas, de sindicatos, empresarios, políticos, deportistas, trabajadores y por supuestos, de generaciones de profesionistas, que al paso del tiempo, fuero formando las clases productivas del México posrevolucionario.