Iturbide, Agustín de

Aires libertarios - Personajes

(Valladolid, Mich., 1783 - Padilla, Tamaulipas, 1824)

Originario de Valladolid, hoy Morelia, Agustín de Iturbide ingresó en su juventud al ejército realista. En las primeras etapas de la guerra de independencia se caracterizó por su crueldad contra los insurgentes dejando una estela de muerte a su paso. Fue el gran vencedor de Morelos, pero ciertos desencuentros con sus superiores, la falta de reconocimiento a sus méritos y los escándalos que había suscitado por su conducta violenta lo alejaron de las armas, hasta que fue convencido por un grupo de criollos de encabezar el movimiento que diera fin a la independencia. El 27 de septiembre de 1821 entró victorioso a la ciudad de México. Gracias a su popularidad y a ciertas condiciones establecidas en los tratados de Córdoba le abrieron la posibilidad de convertirse en emperador. Con un motín de fieles soldados y el apoyo del Congreso, el libertador fue coronado como el emperador Agustín I, el 21 de julio de 1822. Pero su gobierno fue un fracaso. Tuvo un constante enfrentamiento con el Congreso; los diputados obstaculizaban sus iniciativas y lo criticaban severamente. 

Cansado de la situación a Iturbide se le hizo fácil disolver el Congreso lo cual agravó la situación. El 2 de diciembre de 1823 estalló una rebelión en contra de Iturbide encabezada por Antonio López de Santa Anna a la que se sumaron Vicente Guerrero; Nicolás Bravo y Guadalupe Victoria. Para tratar de salvar su gobierno, el emperador decidió restablecer el Congreso pero la situación fue más crítica. Sin más alternativas, Iturbide abdicó y el Congreso ordenó su destierro. Partió rumbo a Liorna en Italia pero decidió regresar sin saber que se le había condenado a muerte si llegaba a pisar de nuevo el territorio mexicano. Aprehendido al desembarcar, fue fusilado en Padilla, Tamaulipas el 19 de julio de 1824.