Plan de Tacubaya

La era liberal - Documentos

En el Palacio Arzobispal de Tacubaya, donde se acostumbraron las reuniones para tratar la viabilidad de la Constitución de 1857, Félix María Zuloaga redactó el 17 de diciembre de 1857 el Plan de Tacubaya, con la presencia de Manuel Silíceo, José María Revilla, Mariano Navarro, Juan José Baz, Manuel Payno y el presidente Ignacio Comonfort, quien era el más interesado en resolver dicho tema en beneficio del pueblo.

Veintiún cañonazos sonaron en la Ciudadela a las 5 de la mañana, anunciando el inicio del ya proclamado Plan de Tacubaya, una especie de autogolpe de estado por parte del presidente Comonfort.

""Considerando que la mayoría del pueblo no quedó satisfecha con la Constitución; que el país debe regirse por leyes acordes con sus usos y costumbres; a partir de esta fecha cesa de regir la Constitución; el presidente Comonfort conserva tal carácter, pero con atribuciones omnímodas; a los tres meses el propio Presidente convocará a un Congreso constituyente para que elabore un nuevo código que será sometido a la aprobación de todos los habitantes de la República.""

Telégrafo a Manuel Doblado, Ciudad de México, 17 de diciembre de 1857.

Pocos meses después el Plan se modificó para eliminar a Comonfort del poder ejecutivo por considerársele como ‘no de confianza’ en cuanto a sus promesas y tuvo que abandonar la Ciudad de México rumbo al exilio en Estados Unidos. El 22 de enero de 1858 el Jefe del Ejército Conservador General Félix María Zuloaga ocuparía su lugar. Las modificaciones que sufrió el Plan de Tacubaya se convirtieron en la antesala de las Leyes de Reforma comandadas por Benito Juárez.

Fragmento del Plan de Tacubaya:

Considerando: Que la República necesita de instituciones análogas á sus usos y costumbres, y al desarrollo de sus elementos de riqueza y prosperidad, fuente verdadera de la paz pública, y del engrandecimiento y respetabilidad de que es tan digna en el interior y en el extranjero:

Considerando: Que la fuerza armada no debe sostener lo que la Nación no quiere, y sí ser el apoyo y la defensa de la voluntad pública, bien expresada y a de todas maneras, se declarara:
Art. 1º. Desde este fecha cesará de regir en la República la Constitución de 1857.

Art. 2º. Acatando el voto unánime de los pueblos, expresado en la libre elección que hicieron el Exmo. Sr. P residente D. Ignacio Comonfort para Presidente de la República, continuará encargado del mando supremo con facultades omnímodas para pacificar á la Nación, promover sus adelantos y progresos, y arreglar los diversos ramos de la administración pública.

Art. 3º. A los tres meses de adoptado este Plan por los Estados en que actualmente se halla dividida la República, el encargado del poder ejecutivo convocará un congreso extraordinario, sin mas objeto que el de formar una constitución que sea conforme con la voluntad nacional y garantice los verdaderos intereses de los pueblos. Dicha constitución, antes de promulgarse, se sujetará por el Gobierno al voto de los habitantes de la República.

Art. 4º. Sancionada con este voto, se promulgará expidiendo en seguida por el congreso la ley para la elección de Presidente constitucional de la República. En el caso de que dicha Constitución no fuere aprobada por la mayoría de los Habitantes de la República, volverá al congreso para que sea reformada en el sentido del voto de esa mayoría.

Art. 5º. Mientras tanto se expida a constitución, el Exmo. Sr. Presidente procederá á nombrar un Consejo, compuesto de un propietario y un suplente por cada uno de los Estados, que tendrá las atribuciones que demarcará una ley especial.

Art. 6º. Cesarán en el ejercicio de sus funciones las autoridades que no secunden al presente Plan.

Tacubaya, Diciembre 17 de 1857.- Felix Zuloaga.