La calaca y la política

La transición democrática - Vida Cotidiana

2 de noviembre de 1999. El candidato del PAN al gobierno capitalino Santiago Creel, se mofaba de sus oponentes: ""le podemos hacer su calaverita al PRI"", decía, y se arrancó con una de su propia inspiración ""No voy a hacer una calavera de candidato alguno;/ todos ellos están muertos, salvo uno;/ la galana abrazó a todos los candidatos del priato/ y también a los de este gobierno no nato"". No sabía, aunque lo anhelara, que su sosa calaverita se convertiría en realidad.

    Ese año se llevó a cabo la Ofrenda del Milenio organizada por Rosario Robles, entonces Jefa de Gobierno del Distrito Federal. Miles de flores de cempasúchil y de papel picado multicolor llenaron el Zócalo; se hornearon panes de muerto para ofrecer al pueblo que acudió solícito al festejo. Ochenta tumbas de barro se colocaron frente a la Catedral, ""son las tumbas de nadie y de todos"", explicó un funcionario al presidente Ernesto Zedillo. Una de ellas decía con grandes letras: PRI. Dudo que alguien creyera firmemente en que sería el último año de gobierno del partido en el poder.

2 de noviembre de 2000. En la barda fronteriza de Tijuana, un grupo de activistas colocó 600 calaveras en recuerdo de los migrantes fallecidos al intentar cruzar la frontera, los que murieron ahogados al cruzar el río, en el desierto por   deshidratación o a manos de la patrulla fronteriza. Simbólicas, eran las calaveras ""de nadie y de todos"", de los que buscaban huir de un país sumido permanentemente en crisis económica, donde la inflación acumulada en el último sexenio priísta del siglo xx alcanzó el 225%, en el que un trabajador necesitaba el 20% de su sueldo (el salario mínimo diario era de $32.70 en zona A) para comprar un kilo de tortilla.

    En pleno Día de muertos, el primer presidente electo de un partido opositor, Vicente Fox, anunciaba en el pleno del Congreso del Trabajo: ""Mi gobierno se propone favorecer una vigorosa cultura laboral y empresarial que propicie el círculo virtuoso de la promoción a la persona... la distribución equitativa de los beneficios de la productividad... bienestar de los trabajadores y más promoción de la persona..."". Al terminar su sexenio el poder adquisitivo decreció -16.71% y aunque la inflación bajó a 30.41%, las calaveras en la frontera no han dejado de aumentar.

Doce años duró el gobierno panista y yo me siento en este Día de muertos, no sé porqué, en un capítulo de  The Walking Dead...

La calaverita de Helguera ""Foximiliano de Absurdo""

En el cerro de las Campanas

fusilaron a extranjero.

Mas rodeado de sotanas,

reencarnó en rudo ranchero,

con feas botas de texano.

¡Es el tal Foximiliano!