La voz de Juárez

La era liberal - Documentos

Estos son algunos ejemplos del pensamiento de Juárez a lo largo de su vida; discursos, recuerdos, cartas personales; en cada uno de estos párrafos se pueden leer, entre líneas, los rasgos de su personalidad, siempre coherente, siempre métodica.

""A propósito de malas costumbres había otras que sólo servían para satisfacer la vanidad y la ostentación de los gobernantes. [Las] abolí porque tengo la persuasión de que la respetabilidad del gobernante le viene de la ley y de un recto proceder y no de trajes ni de aparatos militares propios sólo para los reyes de teatro"".

Apuntes para mis hijos

""Los adjuntos impresos impondrán a V.S.I. de las noticias… Ellas anuncian la próxima invasión del estado por las fuerzas del enemigo exterior [estadounidenses], y este gobierno que está resuelto a llevar al cabo la más justa y santa de las guerras, necesita del auxilio eficaz de todos los habitantes del estado. Muy robusto e importante es el de V.S.I. y el de su venerable clero secular y regular para reanimar el espíritu del pueblo, hacerle conocer el peligro en que se halla de perder su Patria y religión, y la obligación estrecha, imprescindible, en que se halla de sacrificarse por estos dos objetos sagrados"".

Benito Juárez al obispo de Oaxaca, 25 de enero de 1848.

""Hijo del pueblo, yo no lo olvidaré, por el contrario, sostendré sus derechos, cuidaré de que se ilustre, se engrandezca y se críe un porvenir, y que abandone la carrera del desorden, de los vicios y de la miseria, a que lo han conducido los hombres que sólo  con sus palabras se dicen sus amigos y sus libertadores, pero que con sus hechos son sus más crueles tiranos"".

Gobernador de Oaxaca, 1849

""Los hombres que de buena o mala fe repugnaban aceptar las reformas sociales que [la Constitución de 1857] establece para honor de México y para el bien procomunal, han apurado todos sus esfuerzos a fin de destruirlo. Han promovido motines a mano armada, poniendo en peligro la unidad nacional y la independencia de la República. Han invocado el nombre sagrado de nuestra religión, haciéndola servir de instrumento a sus ambiciones ilegítimas y queriendo aniquilar de un solo golpe la libertad que los mexicanos han conquistado a costa de todo género de sacrificios, se han servido hasta de los mismos elementos de poder que la Nación depositara para la conservación y defensa de sus derechos, en manos del jefe, a quien había honrado con su ilimitada confianza. Sin embargo, tan poderosos como han sido esos elementos, han venido a estrellarse ante la voluntad nacional, y sólo han servido para dar a sus promovedores el más cruel de los desengaños y para establecer la verdad práctica de que hoy en adelante los destinos de los mexicanos no dependerán ya del arbitrio de un hombre solo, ni de la voluntad caprichosa de las facciones"".

Benito Juárez, presidente de la República, al iniciar la guerra de Reforma. Guanajuato, 19 de enero de 1858.

""La Nación se encuentra hoy en un momento solemne, porque del resultado de la encarnizada lucha, que los partidarios del oscurantismo y de los abusos han provocado esta vez contra los más claros principios de la libertad y del progreso social, depende todo su porvenir. En momento tan supremo, el gobierno tiene el sagrado deber de dirigirse a la Nación y hacer escuchar en la voz de sus más caros derechos e intereses… así apreciarán mejor los pueblos la causa de los grandes sacrificios que están haciendo al combatir con sus opresores, y porque así, en fin, se logrará que en todas las Naciones civilizadas del mundo se vea claramente, cuál es el verdadero objeto de esta lucha que tan hondamente conmueve a la República"".

Benito Juárez. Manifiesto que justifica las leyes de Reforma, junio de 1859.

""Para poner un término definitivo a esa guerra sangrienta y fratricida, que una parte del clero está fomentando hace tiempo en la Nación, por sólo conservar los intereses y prerrogativas que heredó del sistema colonial, abusando escandalosamente de la influencia que le dan las riquezas que ha tenido en sus manos y del ejercicio de su sagrado ministerio, y despojar de una vez a esta clase de elementos que sirven de apoyo a su funesto dominio, el gobierno cree indispensable adoptar, como regla general invariable, la más perfecta independencia entre los negocios del estado y los puramente eclesiásticos"".

Benito Juárez. Manifiesto que justifica las leyes de Reforma, junio de 1859.

""El Registro Civil es, sin duda, una de las medidas que con urgencia reclama nuestra sociedad, para quitar al clero esa forzosa y exclusiva intervención que hasta ahora ejerce en los principales actos de la vida de los ciudadanos y, por lo mismo, el Gobierno tiene la resolución de que se adopte esa reforma, conquistando definitivamente el gran principio que tal medida debe llevar por objeto, esto es, estableciendo que una vez celebrados esos actos ante la autoridad civil, surtan ya todos sus efectos legales"".

Benito Juárez, 1859

""Vencedores del 5 de mayo, defensores todos de la independencia nacional: un enemigo injusto nos trae la guerra y avanzó ya sobre nosotros, porque nos cree débiles y degradados; aprestaos al combate y probad al orgulloso invasor que México vive, que México no sucumbirá al capricho de ningún poderoso, porque defiende la causa de la justicia, de la civilización y de la humanidad y porque cuenta con hijos leales y valientes como vosotros"".

Benito Juárez al condecorar a los triunfadores del 5 de mayo. Diciembre de 1862.

""Para repeler a los orgullosos soldados de la Francia, os basta el ejemplo de vuestras propias hazañas en el 5 de mayo. México, el continente de América y los hombres libres de todas la naciones están pendientes de vosotros, porque vais a defender su causa, la causa de la libertad, de la humanidad y de la civilización"".

Benito Juárez arengando al ejército de la República en vísperas del inicio del sitio de Puebla. 2 de marzo de 1863.

""Nosotros, ante todo defendemos la independencia y dignidad de nuestra patria y mientras un extranjero intervenga con sus bayonetas en nuestros negocios y quiera imponernos su voluntad despótica como lo intenta Maximiliano, jamás consentiremos en su dominación, le haremos la guerra a muerte y rechazaremos todas sus ofertas, aun cuando haga milagros"".

Benito Juárez a Mariano Escobedo, 27 de marzo de 1865.

""Te pongo esta carta para decirte que todos estamos buenos y por tu última carta de 29, hemos visto con gusto que tú estás lo mismo; yo estoy sin ninguna enfermedad, pero la tristeza que tengo es tan grande que me hace sufrir mucho; la falta de mis hijos me mata, desde que me levanto los tengo presentes recordando sus padecimientos y culpándome siempre y creyendo que yo tengo la culpa de que se hayan muerto; este remordimiento me hace sufrir mucho y creo que esto me mata; no encuentro remedio y sólo me tranquiliza, por algunos momentos, que me he de morir y prefiero mil veces la muerte a la vida que tengo; me es insoportable sin ti y sin mis hijos; tú te acuerdas el miedo que le tenía a la muerte, pues ahora es la única que me dará consuelo"".

Margarita a Benito, Nueva York, 10 de noviembre de 1865.