Gringo viejo

Literatura - Obras

En el marco del 87 aniversario del nacimiento de Carlos Fuentes (Panamá, 1928), su novela más importante, Gringo Viejo, cumplió 30 años. Fue publicada en 1985, casi simultáneamente, en México –por el Fondo de Cultura  Económica-, Nueva York – por Farrar, Satraus y Giroux- y Canadá – por Fitzhenry y Whiteside Limited, Toronto-. Y representó el primer best seller del autor en Nueva York.

                        El Gringo viejo vino a morir a México. Se despidió de su familia en 1913 con una carta en la que confesaba estar “viejo y cansado”. “Mis ojos brillan más que cualquier estrella. Nadie me verá decrépito. Siempre seré joven porque hoy me atrevo a volver a ser joven. Siempre seré recordado como fui”. Aspiraba a elegir cómo morir, pero antes que la enfermedad o el accidente, prefirió cruzar la frontera y y dejar su destino al azar en momentos en que México se enfrascaba en una cruenta revolución, así que podía morir en los campos de batalla o ser ajusticiado ante un paredón revolucionario.

                        “Ser un gringo en México. Eso es mejor que suicidarse”. La novela cuenta la historia Ambrose Bierce, personaje tan histórico y real como Pancho Villa, fue un escritor y columnista estadounidense que abandonó toda su vida para unirse a las tropas villistas. Se cree que pudo ser asesinado en el sitio de Ojinaga en 1914.

                        Carlos Fuentes retoma su historia y la mezcla con la de Harriet Winslow, personaje ficticio. Ambos personajes van en busca de su destino, se refugían cruzando fronteras no sólo geográficas, sino lingüísticas y temporales. De alguna manera niegan su origen para reafirmar su libertad.

                        Dada la coincidencia en el ímpetu de sus protagonistas, esta novela ha sido comparada con Los de abajo de Mariano Azuela, aunque presenta importantes diferencias; en la novela de Fuentes se exhibe una novedosa perspectiva bicultural. Dando como resultado una de las novelas emblemáticas del país, en cuyo tejido explora la historia compartida entre México y Estados Unidos.

                        “Hay una frontera que sólo nos atrevemos a cruzar de noche: la frontera de nuestras diferencias con los demás, de nuestros combates con nosotros mismos”.

                       El Instituto Nacional de Bellas Artes, en colaboración con con la editorial Penguin Random House, realizó un acto de celebración para el cumpleaños del “Gringo”. Participaron Silvia Lemus, Georgina García Gutiérrez, Hernán Lara Zavala y Ricardo Cayuela, como moderador.