Concha Padilla, amor con amor se paga

Artes Escénicas

""Surcando el mar pidiendo a las inquietas/ olas del golfo espacio y albedrío/ al par llegamos tú con tus poetas/ yo con el mal del alma en el vacío"". Son los versos que el escritor y poeta cubano José Martí le dedicara a su amigo Enrique Guasp de Peris a quien conoció en el barco que lo trasladó de la Habana a Veracruz; desembarcaron juntos en 1875.

La coincidencia con este actor español le facilitó los contactos con las personalidades teatrales más destacadas de la época; juntos crearon una compañía teatral y llevaron a escena Amor con amor se paga, escrita por Martí. La musa inspiradora de esta comedia fue la actriz Concha Padilla quien unos años antes había debutado como actriz en la compañía dramática del actor Eduardo González, que inauguró temporada en el Gran Teatro Nacional en 1871.

Gracias a su inclusión en la Asociación dramática instituida por Eduardo González en 1871, Concha Padilla permaneció ligada a un círculo de escritores prominentes. Las veladas literarias se convirtieron en espectáculos muy socorridos por el público de la época, que representaron el marco idóneo para que José Martí y Concha Padilla se conocieran.

Martí, que había intentado seducir infructuosamente con su prosa a Rosario de la Peña, una de las mujeres más admiradas por los escritores de la época -y por quien se dice, Manuel Acuña se quitó la vida-, volcó sus palabras en Concha.

Hubo rumores de un idilio entre ellos que siempre fue negado por sus protagonistas.

""Cuando la interrogamos acerca de su amistad con Martí, nos manifestó que la tuvo con él muy cordial, que lo veía en el teatro, concurría a los ensayos, y su intimidad con Guasp le abría las puertas del escenario. Con ella sólo tuvo una amistad ocasional y respetuosa, que nunca rebasó los límites de la más cumplida cortesanía. No recuerda siquiera la señorita Padilla que, fuera de algún elogio relativo a sus cualidades artísticas, le haya dirigido el poeta cubano algún piropo galante que traspasara las buenas formas de circunspección social. Su padre, hombre rígido en materia de moral, la acompañaba siempre, aún en su camerino"". Es el testimonio publicado en el periódico Excélsior en una entrevista que el escritor mexicano José de Jesús Núñez y Domínguez, realizó a Concha Padilla.

Guasp de Peris interpretaba al ""galán"" mientras que Concha a la ""dama"", el periodista Jorge Mañach afirma en su biografía de Martí que: ""de tanto enseñarle en los ensayos, cómo dejarse amar por el Julián del proverbio, Concha se enamoró de Martí, y el maestro de ella, fue un nuevo vendaval amoroso, pero esta vez sin literatura y sin tristezas. Las tablas aún no le habían enajenado a Concha su modosidad de señorita de la clase media, pero sí la habían maliciado con aptitudes dramáticas de emergencia. Y como era Concha, además, bastante celosa, y Pepe nada malquisto de las damas, el idilio tuvo, desde su comienzo, bruscas alternativas de beatitud y de borrascas"".

Martí dejó México y Concha continúo su exitosa carrera teatral, en el Gran Teatro y en el elenco del Teatro Hidalgo. Murió el 6 de mayo de 1934.